sábado, 28 de mayo de 2011

Manos frías, con suturas abiertas...

El frió cristal de tu zapato imaginario,
se sumerge en lo absurdo.
Ese oscuro hielo de tu sangre;
me produce escaso sabor dulce.
Solo por esta maldita alma podrida
he quedado petrificado.
Solamente por haberte amado;
solamente por surgir en tu vida.
Pero no solo te fuiste;
también te ennegreciste del profundo infierno helado;
en el cual de él te quedaste sin decir lagrima de ello.
De tu euforia punzante
te decidiste obstruir la única salida que me queda.
Pensante de mi alma,
pensante de tu sacada cabeza.
Nada más que decir;
nada más que hacer.
Solo espero salir.
Solo espero salir.
Decidirme a mantener el vació abierto,
a sostener tu daga con mis manos.
Pero no esperas.
No sostienes,
no te molestas,
sacaste por ello la daga;
he hiciste polvo lo que nos quedaba.
Me quede en mi lugar,
no se por que lo hice.
Ya no me ocasionaste más daño indoloro;
ni más suspenso de intriga.
Estoy aquí.
Aquí, solo y quieto.
Aquí, frió;
con un desolado mar profundo,
y con un sin fin que acoge mi alma en pena...


"unos de mis favoritos..."

1 comentario:

Peperina! dijo...

"Estoy aquí.
Aquí, solo y quieto.
Aquí, frió;
con un desolado mar profundo,
y con un sin fin que acoge mi alma en pena..."

Que mas decir me quede sin palabras.