sábado, 28 de mayo de 2011

Mal y penumbra aliadas, sobre la luz y vos extinguidas...

Surge el mal entre las sombras.
La luz la esquiva sin preocupación.
Durante un sueño,
la penumbra atrapa con temor a la tribulación,
sin dejar pista alguna.
De modo que la luz no se da cuenta,
lo que la penumbra trama.
Tu sabes que la mansión de la luz,
esta cubierta por un cerco tenue,
y que la luz en su casa esta insegura.
La luz confiaba en ti,
pero tú le fallaste.
Dejaste que el mal penetre la mansión de luz;
y que sin que te sientas con pena alguna,
el mal y la penumbra, aliadas,
pensaste que se consumieron en el intento de consumirla.
Que la luz desaparezca junto a ellos
y que tú solo seas una traidora más.
La penumbra perduró,
el mal se escapó.
Parecieran que fueran dos espíritus indestructibles.
Tú, junto a la luz,
se fueron por tu incompetencia...

1 comentario:

Peperina! dijo...

Surge el mal entre las sombras.
La luz la esquiva sin preocupación.